AEPE

ETOLOG�A. CRIANDO A MI PERRO


Antonio Pozuelos Jim�nez de Cisneros

AEPE

A�n cuando en este art�culo solo toque las primeras etapas vitales de nuestro perro, pienso que ser� el m�s complejo en su exposici�n ya que, los cuatro principales meses, en la vida del animal, son estos primeros que pasar� con usted.

Debemos tener en cuenta que cada perro tiene un papel a desarrollar en la convivencia con su due�o. As�, el que va a ser utilizado como guarda personal, defensa o trabajo deportivo debe ser "modelado" con otros par�metros que los del animal de compa��a pero, dado que la mayor�a de estos simp�ticos cachorros van a caer en manos de familias normales sin excesivas pretensiones de especializaci�n, detallar� el m�todo m�s l�gico- cient�fico en la cr�a de nuestro amigo y que no se oponga en absoluto, al destino que, en su d�a, queramos darle. Quiero decir que, esta crianza, es la deseada como base para cualquier especializaci�n futura.

El primer y principal trabajo consiste en ense�arle a nuestro cachorrito cual es su territorio y su puesto en el escalaf�n familiar. �l necesita, como nosotros, un rinconcito de privacidad propio dentro de todo el territorio de la "manada". Cuando entre en casa, ens��ele cual es el sitio donde debe dormir, comer y ponerse a salvo de los ni�os propios y ajenos, esconderse de las visitas y eliminar el estr�s que, cualquier perro-beb�, necesita con elevada frecuencia. Tenga en cuenta asimismo, que ese ser� su sitio hasta que cambiemos de casa y no trate, por falta de planificaci�n, de cambi�rselo caprichosamente.

Su puesto en la jerarqu�a familiar tratar�n de ense��rselo los humanos m�s peque�os sin que usted deba imped�rselo. Quiz�s la �nica precauci�n que deba tomar es prevenir que los "profesores" atenten contra la integridad f�sica del perrito, dej�ndolo lisiado, en el propio af�n de su magisterio. No solo es aceptable que los ni�os jueguen con el cachorro, hasta cansarlo, sino que lo preconizo. La evidencia cl�nica enunciada por el et�logo espa�ol Xavier Manteca, muestra que, perros que no han tenido contacto con ni�os en los primeros meses de vida, son responsables en el futuro de conductas agresivas hacia ellos. Piense el lector que un ni�o es un cachorro humano y, por m�s que nos declaremos amantes del perro, su integridad es objetivo fundamental en el otorgamiento de nuestros cuidados parentales y que, cualquier atisbo de agresividad del cachorro hacia un menor, debe ser erradicado con contundencia.

En la vida del perro distinguimos varios periodos o etapas vitales:

Si el perrito nos ha sido vendido por un buen criador estar� en el de transici�n o en el de socializaci�n y, su car�cter habr� sido modelado por �l y por la perra. En este tiempo no debemos tratar de adiestrarlo ni ense�arle nada que requiera esfuerzo ya que es como un beb� al que no se le puede exigir que resuelva ecuaciones. Insisto en que solo debemos educarlo en la jerarqu�a y el territorio. Si el perro crece, sin tener claros estos conceptos, ser� un animal inestable y potencialmente peligroso.

Aparte de la inestimable colaboraci�n de los infantiles profesores aficionados nosotros, sus due�os adultos, trataremos de estimular su gregarismo y ense�arle su sitio y forma de actuaci�n en nuestra familia.

A la hora de comer.

El perro siempre debe comer en el mismo sitio y a la misma hora mientras dura su crianza. Jam�s se le debe dar ning�n alimento fuera de su escudilla o mientras comemos nosotros ya que esta ser�a la mejor forma de hacerlo un maleducado pedig�e�o. La regularidad en la hora viene impuesta por su respuesta fisiol�gica. El perrito tiende a defecar pasados diez o veinte minutos de su comida. Sabiendo esto, no tenemos m�s que llevarlo, a esa hora, al sitio donde queremos que defeque de ahora en adelante. Cuando lo haga, al�belo siempre con las mismas palabras y en el mismo tono. �Muy bien! o �Bravo!.

Mientras se le suministra el alimento, los miembros de la familia y concretamente los ni�os, deben acariciarlo y jugar a quitarle la comida para posteriormente, devolv�rsela. Con esto conseguiremos dos objetivos. El primero es aumentar la voracidad del animal incidiendo en su capacidad de alimentaci�n per se (1) evitando uno de los problemas molestos para el due�o que ve inapetente a su perro adulto. El segundo es demostrar al cachorro que �l se alimentar� cuando nosotros queramos y no cuando le apetezca. Esta pr�ctica de otorgamiento de recurso es una de las bases de la jerarquizaci�n temprana al igual que el suministro controlado del agua.

Algunos cachorros de tres o cuatro meses y de car�cter excesivamente dominante, tienden a gru�ir cuando tratamos de retirarle la comida. En ese caso, se le retira con m�s brusquedad a la vez que le golpeamos ligeramente en el hocico. Solo se le dejar� comer cuando acepte este juego, incluso con los ni�os. Tenga en cuenta que, a esta edad el cachorro tiene muy poca capacidad de agresi�n y casi ninguna de provocar una lesi�n.

Cuando acepte de buen grado esta jerarquizaci�n, lo dejaremos comer a la vez que lo acariciamos y lo premiamos con la voz. Los ni�os, si los hay, deben estar siempre presentes en estas manipulaciones e intervenir como actores principales de la comedia.

 

Ense��ndole la negaci�n.

El cachorrito aprende con facilidad a detectar el estado an�mico de su due�o pero es necesario, ense�arle una palabra que �l asocie a nuestro descontento. Esa palabra es. �NO!. Hay que d�rsela en un tono mas elevado que la de �Muy bien! y si pensamos que no la asocia con rapidez, la acompa�aremos de un ligero golpe en el hocico (siempre con la mano).

Cuando crezca y, si le rega�amos siempre por las mismas cosas y castigamos por los mismos desastres, conseguiremos que el perro entienda el bien y el mal sin ten�rselo que explicar todos los d�as y de forma m�s contundente.

�No puedo adiestrarlo en ninguna orden?

Bajo ning�n concepto debemos ense�arle habilidad alguna hasta que haya completado su madurez psicof�sica. Eso no quiere decir que no lo estemos educando constantemente en sus �rdenes b�sicas como son el conocimiento de su nombre, la llamada y la sugerencia de que se retire a su sitio y no moleste.

Ense��ndole su nombre.

Debemos nombrar a nuestro perro con una palabra seca, sonora, corta y en las que aparezcan, a ser posible, las consonantes K, R, T y las vocales A , O. Diversos experimentos demuestran que una palabra onomatop�yicamente correcta, facilita enormemente la capacidad de comprensi�n y adaptaci�n al lenguaje humano del perro. Uno de mis perros, Roco, ha llegado a entender cerca de cien vocablos (en diez a�os) pero he tenido que ense�arle, por ejemplo, que los p�jaros de mi aviario se llaman KIKOS y la le�a que �l debe aportar a la chimenea son TRONCOS. Si le digo "Troncos a los kikos" comenzar� a llevar le�a al aviario hasta que lo felicite y libere de la orden. Esto parece cosa de brujas pero, realmente, es un condicionamiento b�sico aunque mantenido durante diez a�os.

Supongamos que hemos decidido que nuestro protagonista se llame, de ahora en adelante, TRUCO. Vamos a ense�arle a que venga y contacte con nosotros cada vez que emitamos ese sonido.

Llamando a Truco.

Para ense�ar a nuestro cachorro a que venga cuando nosotros que ramos, debemos utilizar el Condicionamiento Operante, es decir, vamos a hacer una adquisici�n de h�bito basada un poco en la paciencia y un mucho en la Ciencia. Llamaremos al perro con voz suave y jovial (nunca lo llame para castigarlo), acompa�aremos la voz de �Truco! con unas palmadas mientras nos inclinamos hacia �l y esperaremos a que "se le ocurra" venir.

Cuando est� a nuestro lado lo acariciaremos efusivamente e incluso, le daremos una peque�a porci�n de golosina. Para este trabajo necesitamos que el animal tenga hambre y que la golosina sea lo suficientemente peque�a para que no se sature su instinto de alimentaci�n. Se sorprender� de lo r�pido que aprende a venir y de lo "listo" que es el alumno.

Supongamos que ya viene cada vez que lo llama pero que no toma contacto con usted, es decir, no llega a tocarlo sino que se mantiene medio metro alejado de su pantal�n. Dejaremos de acariciar y acercaremos la golosina a nuestra ropa hasta que el hambre y la necesidad de caricias lo venzan y toque nuestra pierna. Inmediatamente le suministraremos su premio y le diremos: �Truco, muy bien!. Pocas repeticiones bastan para que lo entienda.

Insisto en que nunca llame al perro para castigarlo porque destrozar�amos, para siempre, el trabajo. Si hace una faena y, al llamarlo viene, debemos premiar su acci�n y olvidar la fechor�a. Por otra parte, si decide castigarlo, no lo llame, vaya hacia donde est� �l y reg��elo con el �NO!.

�No molestes, vete a tu sitio!.

Si desde que lleg� a casa �l tiene una manta, transport�n, rinc�n o cualquier "peque�o territorio" donde se sienta a cobijo de calamidades, coma, duerma y se tranquilice, observar� que la conducta de "retirarse" la ejecuta con espontaneidad. Solo tiene que inventar una palabra como �SITIO! y hac�rsela llegar mientras �l se retira. Cu�ndo se eche en su rinc�n, al�belo con �Muy bien, SITIO!. No se preocupe del tiempo que tarde en aprenderlo ya que usted est� grabando en su "disco duro" palabras imborrables a lo largo de su vida.

En el siguiente art�culo veremos la segunda fase de la educaci�n de su cachorrito cuando este se acerca a su adolescencia. Mientras tanto no se canse de jugar con �l y sobre todo, no impida que cualquier ni�o se le acerque e incluso lo toque y juegue aunque no sea de su familia.

(1) Los perros, como todos los animales gregarios, se alimentan per se y por actividad de alimentaci�n.

La primera forma implica hambre y necesidad de recurso. La practica el animal que tiene una necesidad imperiosa de consumir alimento para cubrir sus necesidades biol�gicas.

La actividad de alimentaci�n consiste en alimentarse porque ve hacerlo a los dem�s miembros del grupo aunque su necesidad de alimentaci�n no sea perentoria. Suele ser una terapia adecuada el hacer comer a un perro inapetente junto a varios compa�eros hambrientos de tal forma que, estos estimulen a comer al primero, con su amenaza de consumir su raci�n al acabar la suya.



M�s art�culos del mismo autor



When he left the Alvin Kamara Womens Jersey we looked around and said that's somebody you want on your defense. The game's just slowed down for me a little bit and I'm able to read the defenses and how they're playing me. She Alejandro Villanueva Jersey is a co-investigator for an NSF-funded that provides Authentic Franco Harris Jersey development Sammie Coates Jersey Chicago Public High School teachers. It's pretty cool to Offset drop some French jargon though. I want to be Dre Kirkpatrick Womens Jersey who is relied on, night and night out. Does he believe it will get done? Plus this way we can focus free agency to bolster the O-Line. You cannot take any credit away from , but it is hard to imagine he would have had the rookie he did without these guys blocking up front. After 11 meetings with the Kings the past 10 months, the Sharks were thrilled to get the Orlando Scandrick Womens Jersey word this argument for now.

While there, he was accidentally gassed and developed tuberculosis.

We called each other cookie, he had a of oreo cookies and one day while he didn't have anymore and begged me to buy him some. This puts catchers under intense pressure, Wholesale NFL Jerseys Free Shipping sometimes leads to Wholesale NFL Jerseys calling for fastballs when off-speed pitches are order. There's no one the system with Salazar's stuff and velocity.
His career walk percentage is 9 which should allow him to age decently. The University of Texas legend spent the entire 2015 backing up Cousins as he powered the Redskins to unexpected NFC East title. I wasn't used to playing against really tall people that are strong as well. At first I was like, Wholesale NFL Jerseys this really happening. The more pressing concerns for the franchise appear to be away from the ice: Arena issues Brooklyn, more scrutiny on management, and the Tavares contract situation.

I'll just try to work him in with Wholesale NFL Jerseys second unit, let LeBron handle it, let him play off LeBron Cheap Jerseys Outlet Shop little bit with Korver and those guys and just how we can get him acclimated. Not that such emotional connection makes him more likely to become a Predator, of course, but it's nice to think about. Both, for this reason, have always henceforth been assumed to be fraudulent talents whose entire production is to be disregarded. Fri 02 2017:27 Casspi has been ruled out for Friday’s game against the Hawks, Cunningham of ABC 10 Sacramento reports.