MISCEL�NEA - EL PERRO EN MOVIMIENTO


Amalio Lasheras



Acci�n muscular Seg�n los movimientos que puedan realizar los m�sculos se clasifican en:

MOVIMIENTOS ARTICULARES

 

ARTICULACI�N ESCAPULO-HUMERAL

(paletilla)

      Cinco clases de movimiento

Flexi�n

Extensi�n

Aducci�n

Abducci�n

Circundicci�n

ARTICULACI�N

RADIO-CUBITAL

(codo)

  Dos tipos de movimientos

Extensi�n

Flexi�n

   

ARTICUALCI�N

COXO-FEMORAL

      Cinco clases de movimientos

Extensi�n

Flexi�n

Aducci�n

Abducci�n

Circundicci�n

ARTICULACI�N

TIBIO-FEMORAL

Dos movimientos

Extensi�n

Flexi�n

ARTICULACI�N

TIBIO-TARSIANA

Dos movimientos

Extensi�n

Flexi�n


Los movimientos de aducci�n, abducci�n y circundicci�n son meramente testimoniales en el perro. En este animal toda la acci�n muscular importante de los miembros se centra en la marcha hacia el frente. Los m�sculos aductores y abductores pr�cticamente no act�an m�s que como estabilizadores y fijadores de los miembros, pues el perro, cuando el paso y sobre todo el trote, son muy acelerados tiende a juntar las patas hacia el eje longitudinal, tanto de atr�s como de delante. Estos dos tipos de movilidad y las circundicciones son indispensables para controlar movimientos inesperados.

Movimiento:
Cuantas m�s nociones se tengan sobre el funcionamiento del cuerpo del perro m�s f�cil ser� sacarle partido, entrenarlo o utilizarlo de acuerdo a sus necesidades espec�ficas consiguiendo resultados m�s satisfactorios. Para comprender mejor el sistema locomotor de un animal hay que analizar totalmente antes su estrategia de supervivencia 1 o funcionalidad. Incluso antes de eso hay que tener cierta comprensi�n de la estructura de los miembros, tanto anteriores c�mo posteriores y de como est�n ensamblados en el cuerpo.

Conviene que repasemos las nociones b�sicas:
Como punto de partida y bajo el punto de vista evolutivo podemos considerar al cuerpo de cualquier animal como un ser con la necesidad ineludible de desplazarse por el suelo o en el agua para cubrir sus necesidades vitales. Para moverse en el agua necesita aletas y cola que le impulse; en tierra y, con excepci�n de las serpientes, necesita patas. Si la �nica misi�n de �stas fuera impulsar al cuerpo hacia adelante, habr�a una considerable fricci�n con el suelo, con la consiguiente p�rdida de energ�a. Por eso un cuerpo que necesite moverse requiere, no s�lo que le impulsen hacia adelante, sino que se le empuje hacia arriba y que se le mantenga alejado de la tierra para evitar rozamientos.

Los reptiles y anfibios cumplen esta misi�n de manera precaria. Motivo: que las patas sobresalen a los lados del cuerpo. El simple esfuerzo de levantar el cuerpo con unas piernas que exceden a los lados es considerable e incide sobre la facilidad de ir hacia adelante y sobre la resistencia. En los perros observamos esta manera de desplazarse durante los quince primeros d�as de vida

. La colocaci�n vertical de las patas directamente debajo del cuerpo significa un gran adelanto para andar y para correr, adem�s, un perro o un gato pueden estar de pie todo el d�a sin gran fatiga. Un cocodrilo o un lagarto no podr�an hacerlo y, adem�s, para trotar necesitan reptar, y s�lo galopan por un corto trecho, con gran esfuerzo y a base de dar saltos. Eso no significa que el cocodrilo sea ineficiente, es eficaz y mucho en el agua, su elemento de caza.

Esto demuestra que el aparato locomotor de cada raza perruna en particular o animal en general tiene que contemplarse bajo el punto de vista integral de su estrategia evolutiva. De una estrategia evolutiva forzada por el hombre para que ejerza determinadas funciones y que difiere de la de sus antepasados salvajes, mucho menos especializados.

La diferencia de longitud de las extremidades de los distintos perros, la anchura de su pecho, que incide entre otras cosas en la colocaci�n de las patas, en la aerodin�mica y en la estabilidad, la longitud y flexibilidad de su l�nea dorsal, la del cuello e, incluso la forma de la cabeza y la existencia o no de prognatismo, han de ser contempladas con criterios de planificaci�n funcional, en otras palabras: proceso evolutivo forzado por el hombre.

Todo desplazamiento, y mucho m�s la carrera por su velocidad, es un proceso de aplicaci�n de energ�a y su consumo correspondiente. La energ�a se aplica cuando las patas traseras impulsan proyectando hacia adelante y hacia arriba y es consumida por las delanteras cuando aterriza. El cuerpo caer�a al suelo si los miembros delanteros no amortiguaran e impulsaran hacia adelante: energ�a aplicada para desplazar el cuerpo al frente, absorbiendo y desviando el impulso adquirido para proseguir el movimiento en equilibrio din�mico 2.

Para entender el proceso de absorci�n de energ�a por los miembros delanteros podemos considerarlos como amortiguadores que suavizan el impacto del aterrizaje del cuerpo al avanzar. Cuando la articulaci�n del miembro delantero empieza a hundirse entran en acci�n los m�sculos de los hombros para impedirlo. Absorbe la energ�a aplicada hacia adelante por los miembros traseros.

Para que esto pueda ocurrir, que los miembros delanteros act�en como amortiguador, las patas no deben de estar directamente unidas al cuerpo. Si fuera as� no se opondr�an con suavidad al impacto, la absorci�n ser�a brusca y con una sacudida terrible. El perro tiene los miembros delanteros separados del hombro y sujetos por m�sculos, no en una cavidad �sea como los traseros. De esa manera absorbe la energ�a con suavidad a cada paso.

Por el contrario, el tren posterior no est� hecho para absorber energ�a: lo est� para aplicarla. Por eso las patas traseras est�n encajadas directamente por su parte superior en la fosa de la pelvis y quedan sujetas a ella por ligamentos y tendones. El acople es muy consistente y sus desventajas como amortiguador son muy grandes. La cabeza del f�mur est� sujeta a la cadera s�lidamente y la rodilla est� trabada, de ah� la incapacidad de absorber energ�a: la energ�a no puede huir hacia ning�n sitio, no puede difuminarse.

Es por eso que los saltos en vertical (con ca�da sobre las patas traseras), uno de los mejores ejercicios para desarrollar los cuartos traseros, est�n desaconsejados como ejercicio en series en perros pesados. Al no estar las patas traseras preparadas para amortiguar la ca�da se pueden producir lesiones en las rodillas.

El movimiento es diferente en cada raza y por lo tanto es un rasgo de tipicidad que define. Cada raza tiene una manera de moverse propia de ella misma y una forma de trasladarse caracter�stica. No se puede estudiar la locomoci�n en funci�n solamente de causa y efecto sino como parte de una estrategia general de utilizaci�n. En realidad, el sistema locomotor de un animal forma parte de una adaptaci�n compleja a una ecolog�a espec�fica. Ha de ser una constelaci�n de atributos actuando conjuntamente. Hay que estudiar la estrategia de supervivencia del animal antes de poder entender su sistema locomotor. As� pues al valorar el movimiento de un perro debemos tener claro un concepto b�sico: su funcionalidad. Entendemos por funcionalidad la capacidad de cumplir el fin para el que ha sido creada cada raza.

Eso hace que no se pueda contemplar con la misma �ptica a una raza que ha sido literalmente diseñada para correr al trote que a otra que lo ha sido para perseguir al galope a su presa o seleccionada para cazar reptando dentro de las madrigueras.

En algunos perros el equilibrio est�tico se ha desarrollado como prioridad cediendo a veces cualidades en su equilibrio din�mico o en su rapidez o resistencia. En otros perros en los que se han contemplado como ideales las facultades para recorrer distancias largas en resistencia, o cortas con mucha rapidez, predomina el equilibrio din�mico sobre el est�tico.

El perro es capaz de efectuar cuatro tipos principales de andadura y una gran cantidad de variantes: el paso, el trote, el galope y la ambladura, son los primordiales. Tambi�n podemos definirlos en categor�as de apoyados y volados. Los apoyados son aquellos en los que siempre hay por lo menos un pie descansado en el piso; los volados son aquellos en los que hay momentos en los que las patas pierden el contacto con el suelo.

Aunque ya empieza a existir bastante literatura especializada sobre el tema, todav�a es indispensable, si queremos comprender bien los tipos de desplazamiento en el perro, que recurramos a estudiar lo mucho que hay publicado sobre el caballo. Lo mismo que en reproducci�n, el movimiento est� mucho m�s investigado en estos animales, que tienen m�s importancia econ�mica, o que est�n ligados a clases sociales m�s pudientes que el perro. La nomenclatura y la kinesiolog�a del movimiento son pr�cticamente las mismas en la equitaci�n que en cinolog�a.

La buena movilidad tendr�a que estar impl�cita en cualquier perro, tenga �ste cualquier peso, altura, proporci�n, funci�n o raza. Por desgracia no sucede as�, la moda, o la selecci�n para tareas demasiado especializadas, llevan a que a veces se usen criterios teratol�gicos que significan la elecci�n de determinadas cualidades a costa de sacrificar otras de tipo general para fomentar las especiales de la raza.

Algunas observaciones:
El paso:
Es la marcha m�s lenta y descansada. El centro de gravedad realiza desplazamientos muy limitados. Se efect�a por la elevaci�n simult�nea de un miembro delantero y su opuesto posterior y as� consecutivamente. Es la manera de andar que emplean casi todas las razas, sobre todo las que tienen que recorrer grandes distancias guardando ganado o tienen como misi�n largas rondas de vigilancia.

La ambladura:
Es una marcha muy particular que, sin embargo, es propia de algunas razas o que est� determinada por algunos momentos o situaciones muy espec�ficos. El centro de gravedad se desplaza lateralmente y est� sujeto a amplias oscilaciones y no de arriba abajo como en los otros pasos o como ser�a lo ideal: paralelo al suelo, sino culebreando. Excepto algunos perros de pastor que lo efect�an espont�neamente y en pocas razas m�s, en casi todas las razas es un paso no deseado. Se considera qu� es un paso de relajaci�n que el perro emplea cuando quiere hacer descansar alg�n grupo muscular y tambi�n cuando el paso del gu�a lo lleva a �l. En la naturaleza se da espont�neamente. Los lobos lo emplean de manera intermitente para descansar durante los recorridos largos, intercal�ndolo con el paso normal, el trote, el galope y muchas variaciones intermedias de todos ellos.En algunas circunstancias el perro lo utiliza a efectos de paso ceremonial y, en perros muy j�venes, suele ser una muestra de inseguridad.

El trote:
Es un movimiento bastante inestable, pero f�cil. Es la marcha ideal para recorrer grandes distancias a una velocidad sostenida. En la naturaleza y en casi todas las razas caninas solamente se da espont�neamente el trote corto y suele ser un paso de transici�n o de alternancia con los otros. En el perro dom�stico suele ser un tipo de desplazamiento, si no aprendido, si muy mejorable por el entrenamiento. Es el modo de trasladarse por el que se juzga el movimiento en las exposiciones. Es un paso de voladura que se realiza mediante el movimiento simult�neo de la pata delantera derecha y de la posterior izquierda, a esto sigue una fase casi imperceptible de suspensi�n y luego se repite el movimiento con la pata delantera izquierda y simult�neamente la trasera derecha. El per�odo de suspensi�n se produce justo en el momento del cambio de diagonal. Seg�n el AKC es un movimiento en dos tiempos.

El pastor alem�n es un especialista en el "trote volado", para el que tiene un tipo de estructura �nica. Sus angulaciones, muy amplias, y la l�nea dorsal larga, as� como la coordinaci�n y el buen ritmo son tambi�n indispensables. El momento de suspensi�n es m�s pronunciado en este tipo de trote que en el trote normal.

Es necesario especificar tres puntos para comprender y "ver" correctamente este movimiento:
  1. Dos patas opuestas en diagonal dejan de soportar el cuerpo al mismo tiempo.
  2. Existe un brev�simo espacio de tiempo en el que el cuerpo permanece suspendido en el aire mientras se produce el cambio de diagonal.
  3. Los pies opuestos de cada diagonal tocan el suelo al mismo tiempo.
El trote cortado (hackney-ride) es un ejemplo de lo que es un trote de corte totalmente distinto. Se da en algunas razas pequeñas y se distingue por un levantamiento muy aparatoso de una pata delantera y su correspondiente opuesta posterior. La articulaci�n se flexiona y levanta ostentosamente, tanto la anterior como la posterior. Es un momento en que se prolonga una situaci�n de equilibrio transversal, la otro pata de apoyo delantera con su correspondiente enfrentada anterior. Este trote deja de ser un movimiento a dos tiempos para convertirse en otro de cuatro tiempos.
Sabemos que el trote en los animales no domesticados es casi un paso de transici�n hacia el galope, y que su perfeccionamiento es, si no artificial, si fruto del adiestramiento. El cambio del trote al galope se puede retrasar y mejorar mediante el tratamiento apropiado, se trata de llevar al animal m�s all� de donde �l hubiera ido de manera espont�nea, aguantarlo al m�ximo alargando el tranco y pasar lo m�s tarde posible al galope.

Como en los show no hay m�s remedio que enjuiciar a todas las razas por igual por el paso al trote, debemos saber claramente que es lo que podemos exigirle a cada una en particular.

El galope:
Es la marcha m�s r�pida, pero tambi�n la m�s fatigosa. Es una marcha a saltos. Se ejecuta en cuatro ritmos, uno de ellos de suspensi�n. En el galope volado, propio de las razas que cazan a la carrera y de los dobermann, el tiempo de suspensi�n es pronunciado. Al pasar a apoyar las patas delanteras, una lo hace y desliza antes que la otra. Las traseras tambi�n fluyen y empujan sucesivamente. Esto es m�s marcado cuanto m�s largo sea el tiempo de suspensi�n. Es propio de las razas esprintadoras y de las medio fondistas.

Las angulaciones amplias son indispensables junto a una espalda fuerte y flexible, la velocidad desarrollada en l�nea recta, en pista, tiene un an�lisis distinto a la carrera en campo. En la primera: la salida y el incremento de la velocidad, hasta alcanzar la velocidad de crucero, se efect�an con una aceleraci�n constante. En las segundas: los cambios de ritmo hacen que tengamos que contemplarlas con una �ptica diferente, por otro lado los cambios constantes de trayectoria necesitan de unos hombros fuertes para soportar los shock que se producen constantemente.

La impulsi�n es realizada por la contracci�n y posterior extensi�n del tercio posterior del cuerpo, regi�n lumbar, grupa y patas posteriores. Se realiza de abajo hacia arriba en diagonal con el suelo en un �ngulo de, aproximadamente 25-30�, en lucha constante contra la fuerza de la gravedad que empuja el cuerpo hacia abajo, el resultado final es el avance. Al ir a efectuarse el apoyo, las patas de delante avanzan de una manera cuanto m�s pronunciada mejor, con la colocaci�n que tendr�an los brazos (en el hombre) al tirarse a la piscina, es decir: cuanto m�s metida est� la cabeza entre las patas... mejor y, pasando por la vertical se retraen lo m�s exageradamente posible, permitiendo el ideal de que durante su apoyo las patas de atr�s se crucen avanzando por delante de ellas. Es ideal que los perros galopadores tengan ligeramente m�s alta la grupa que la cruz y m�s a�n si tienen que preverse cambios de direcci�n a plena velocidad. Un ejemplo t�pico son los galgos de campo y los dogos argentinos.

En todos los casos tiene que buscarse el m�s fuerte empuje hacia adelante y la m�xima estabilidad que permitan las caracter�sticas raciales; el galope no est� hecho para ahorrar energ�a, sino para conseguir la m�xima rapidez.

Una manera de galope m�s relajada es el "medio galope", que realmente es el normal en las razas no especialistas. Una manera de desplazarse m�s lenta que el galope volado, pero menos cansado. La suspensi�n es menor y es m�s raso con relaci�n al suelo. El apoyo de las patas, tanto delanteras como traseras en casi simult�neo, pr�cticamente sin deslizamientos sucesivos. Las piernas delanteras se mueven casi al tiempo y la pareja trasera les sigue despu�s del salto. El cruce de las patas delanteras y traseras es menor y en algunos casos inexistentes.

El cantering, canter o galope recogido, es un tipo de paso que emplean los perros de trineo muy habitualmente. Es un paso m�s lento que los otros tipos de galope y m�s descansado, con tres ritmos por zancada. Dos patas se mueven por separado y las otras dos en un par diagonal.

Una buena definici�n del galope con suspensi�n pertenece a "Stonehenge", famosa autoridad canina inglesa del siglo XIX, y data de 1872:
"La perfecci�n del galope depende sobre todo de que el poder de extensi�n de los hombros y patas delanteras sea m�ximo, as� como llevar las piernas posteriores avanzando mucho para conseguir el empuje de propulsi�n. Aunque los cuartos posteriores sean buenos y bien centrados en la acci�n, mientras los hombros no empujen a las patas delanteras, la acci�n ser� fatigosa y lenta. Por el contrario, si los hombros son flexibles, pero las piernas posteriores no llegan bien llevadas hacia delante, o no empujan con fuerza el cuerpo delante de las patas delanteras, la acci�n puede ser elegante pero no poderosa y r�pida. A este prop�sito, por lo tanto, nosotros pedimos buenos hombros, buenos muslos, una buena espalda, y buenas piernas, y, por �ltimo, pulmones y coraz�n, todas estas circunstancias son esenciales para mantener la rapidez, dentro de un bien formado y amplio pecho". Es indudablemente que este señor no era tonto: lo quer�a todo.
No podemos pensar que un galope es m�s perfecto que otro, depende de la especializaci�n de la raza, por ejemplo: un lebrel de cualquiera de las numerosas razas que engloba este t�rmino no podr�a capturar a una liebre a un galope medio, en cambio un perro de trineo no podr�a trabajar con el trote volado de un galgo. Para poder hacer fuerza cuando tira del trineo emplea el galope recogido y otros numerosos pasos, alguno de ellos intermedios.

Kicker is Cheap Jerseys From China Cheap NHL Jerseys the easiest position from college to the pros. dolphins1121 says: Aug 16 10 AM bleedingorangeandbrown says: Aug 16 8 AM Exactly what I like to hear. With the Bruins nursing a 2 lead, was able to beat Jets goalie Connor Hellebuyck to provide the all-important insurance goal. Fanhouse was important bridge for me personally, as it allowed me to focus on Cheap Jerseys without digging into savings. He had a hiccup, said Mackanin, referring Cheap NFL Jerseys the struggles that caused Gomez to lose his hold on the job . the playoffs the Jets would make a quick exit, as they are swept by the Edmonton Oilers three straight . I ALSO QUOTE FROM AN AMERICAN TVSHOW IT'S CALLED ANGEL THERE'S A WONDERFUL PHRASE THERE, IFNOTHING WE DO MATTERS THAN ALL THAT MATTERS IS WHAT WE DID. When he allowed five runs Tuesday's loss, Rodon fell behind 15 of the 29 batters he faced, which left the Yankees hitter's counts. ode to a different , the teams combined to use only five pitchers. The team was confident about its chances with on the hill for Game 7, Cheap Jerseys needed a NFL Jerseys Outlet hero to get the through Game 6.

Sulla himself moved north to push Carbo, who had withdrawn to Etruria to stand between Rome and the forces of Pompey and Metellus. White | Bengals WR A.J. a statement, Kiprusoff confirmed he made his retirement decision after last Cheap Jerseys Vip but appreciated the fact Feaster gave him the to reconsider. Cheap Jerseys how can you not have that sweet fro on your team??