Trayendo un nuevo amigo a casa


Mart�n R. Ojeda



Suele decirse que las primeras experiencias quedan grabadas en nuestra memoria y que �aventuro- determinan de forma consciente o inconsciente nuestra relaci�n con los objetos y/o personas conocidas a trav�s de ellas. Es precisamente el recuerdo de una de ellas la que me impulsa a escribir este peque�o art�culo, esperando que sirva de ayuda para aqu�l ne�fito en el mundo canino que ha decidido adentrarse en �l haciendo caso exclusivamente al coraz�n.

Gracias a cierto gusanillo �vido de conocimiento que mis profesores supieron contagiarme, decid� mientras estudiaba etolog�a entrar en el mundo profesional del perro por la llamada �puerta chica�: el paseador; actividad que me permitir�a ir ganando experiencia en el trato con el c�nido ajeno y �terror de los terrores- con sus due�os.

Llegado el gran d�a del debut, toqu� el telefonillo de un piso en un edificio de apartamentos, donde fui recibido por una se�ora de edad media-alta y complexi�n f�sica m�s bien escasa, y un peque�o bich�n malt�s que me miraba receloso desde su acolchada camita rosa, en medio de una mullida alfombra tambi�n rosa, y embutido en un abriguito de color�s�, en efecto: rosa.

A mi r�pida mirada de inexperto el perrillo casaba perfectamente con el ambiente y con su due�a. Dimos nuestra vuelta, pasamos por la peluquer�a donde tuvo corte y peinado (con colita rosa en la cabeza, no hace falta decirlo) y volvimos a su casa.

Hasta ah�, todo bien. Lo curioso apareci� luego, cuando a trav�s de la conversaci�n surgi� el tema de mis estudios y la consiguiente charla acerca de perros en la cual, para mi estupor, la dama refiri� estar preocupada por temas de seguridad y que para subsanarlos quer�a comprarse nada menos que� un rottweiler!

Como apenas estaba comenzada mi formaci�n, no me atrev� a darle mi opini�n y me fui tras desearle suerte, entre im�genes mentales de una se�ora de 1,50 de altura siendo arrastrada por la correa de un perrazo de 50 kilos, y de un bich�n malt�s merendado a la primera de cambio�

Reza el dicho que �Nada es nuevo bajo el sol� y ciertamente mucho se ha escrito ya acerca de la dificultad que entra�a la elecci�n de un perro para llevarlo a casa.

Antonio Pozuelos, en su art�culo ��Me voy a comprar un perro!�, da buena cuenta de las cuestiones m�s importantes: el objetivo para el que lo queremos, su car�cter, el nuestro propio, nuestra formaci�n y facultades de liderazgo, etc.; por lo que no veo necesario redundar en ellas.

Sin embargo, y reconociendo mi temeridad de novato, quiero llamar la atenci�n del lector hacia otra forma de ver dichas cuestiones: el punto de vista de nuestro posible futuro amigo.

Bien sabido es que las diferentes razas de perros presentan distinto nivel de aptitudes que los hacen apropiados para ciertas actividades; aptitudes �stas transmitidas gen�ticamente y derivadas por un lado de la selecci�n natural, y por el otro de la enorme injerencia que la mano del Hombre ha tenido en su desarrollo a trav�s de la selecci�n artificial.

Quisimos un perro guardi�n, y potenciamos su presa y defensa a trav�s de cruces espec�ficos; quisimos un pastor, y potenciamos su gregarismo y su resistencia; quisimos un perro de compa��a para espacios reducidos, y sacrificamos algunas de esas caracter�sticas a favor del tama�o peque�o y la mayor sensibilidad ps�quica�y as� en una enorme lista de trabajos o actividades para las que decidimos utilizar al perro. Muy bien, pues; ahora es momento de ser responsable con nuestras �creaciones� y satisfacer adecuadamente sus necesidades.

Supongamos que pasamos por la tienda y nos enamoramos de un cachorro de cualquier raza de pastor. No nos interesa de �l ninguna aptitud espec�fica y su mera presencia satisfar� nuestra necesidad de compa��a. Pero�y lo que necesita �l de nosotros?

-Compa��a: llegas a casa y, por supuesto, tu fiel e incondicional amigo est� all� para recibirte, moviendo la cola que parece que se le va a caer y pendiente del menor de tus gestos para complacerte. Qu� satisfacci�n, verdad? Pero�cu�nto tiempo has estado fuera de casa? Te permite tu trabajo compartir tu vida con �l? Estar�as dispuesto a sacrificar actividades de ocio para estar con �l, o bien a cambiarlas por otras en las que pod�is disfrutar uno del otro? Si la respuesta es negativa�qu� tal comprarte mejor una pecera?

-Ejercicio: muy bien. Tienes un horario flexible, o incluso mejor, trabajas desde casa y puedes estar todo el d�a con tu amigo peludo. Ciertamente, tu perro pastor te hace compa��a �y t� a �l, claro- aunque est� dormido en el sof� como ahora, ocho horas al d�a. Algo en la imagen no cuadra, verdad? El perro necesita correr, moverse, sentirse �til; tienes que estimular su cuerpo, y tambi�n su mente para que pueda realizarse y ser Perro (as�, con may�sculas). Si no�qu� tal comprarte mejor un perro de escayola?

-Espacio vital: fenomenal! Tienes tiempo de sobra para compartir con el perro, y tienes internalizado que llueva, nieve o truene hay que llevarlo fuera para que se ejercite y desfogue. Eso te permite dedicarle algo de tiempo exclusivamente a �l, cosa que no puedes hacer en casa ya que �l y t� compart�s 20 metros cuadrados con cuatro gatos, un hur�n y una cotorra�Suena la alarma otra vez: por muy sociable interespec�ficamente que sea tu perro, necesita su espacio, sus juguetes, su sitio para estar tranquilo. Si no�igual mejor una colonia de hormigas, no?

-Espacio vital (2): excelente! Trabajas desde casa, nadie te quita tus dos horas de paseos diarios con tu perro (sin contar el tiempo de juego con �l), y vives en un chalet con un jard�n grande como un estadio de f�tbol. Tienes dos perros que se llevan genial entre ellos, as� que a por el tercero. Total, qu� puede ir mal, verdad? Bueno, digamos que si tienes dos perros que se llevan bien, tienes una ecuaci�n bien balanceada. Y cuando tienes una ecuaci�n bien balanceada, la introducci�n de otro elemento en la misma ha de hacerse con mucho cuidado, o bien puede terminar en desastre. Has de examinar el car�cter de los perros que tienes, sus necesidades y cualidades, y luego asegurarte �en lo posible- de que las que tiene el nuevo miembro ser�n compatibles con ellas. Para esto deber�s tener ciertos conocimientos y una buena capacidad de observaci�n. Si no�qu� tal hablar con un et�logo?

En la historia que venimos escribiendo conjuntamente con los perros desde hace miles de a�os, nos hemos reservado el papel de dominantes, de ser los Super Alfas. Pero ese privilegio reporta tambi�n una gran responsabilidad: estamos a cargo de proveer el bienestar para �se que conf�a ciegamente en nosotros. Bienestar que est� conformado por mucho m�s que la raci�n diaria de pienso y un techo bajo el cual dormir.

El primer paso para hacerlo es comprender que sus necesidades son distintas que las nuestras, pero no por eso menos importantes.-



I personally don't think that would be something that would happen in our locker room, but hey, whatever. Forget building on last 's success; if they're going to just match it, then they need to figure Wholesale MLB Jerseys out soon. I'll be playing it by ear. Banks, who died Friday at the age of 83, was much more than a hero to the city of Chicago and its legion of Cubs fans, much more than a Cheap NFL Jerseys of Famer and baseball legend. Hawerchuk would prove to be NHL Jerseys Wholesale what the Jets needed as he topped the 100-point while leading the Jets goals and assists to claim the Calder Trophy as the league's top rookie. He did a Marino, too. Clattering cymbals and gongs punctuated the actors' movements. The Czech forward has spent his entire career with the Canadiens. Then they 't get burned out from sports. And now he's receiving the honor he earned.

Our technical expertise is opinion is unmatched our industry Wholesale NFL Jerseys it is what creates the biggest competitive advantage for our organization. After last year where not a Wholesale NFL Jerseys Gopher was drafted, they come into this with one of the better defensive linemen the country Ra'Shede Hageman.

Both players were allegedly being shopped by the Nuggets team Phoenix Suns Womens Jersey reportedly was open for trade. Libertyville is outstanding community with outstanding employees, and both have a great reputation the area, said. Six days later, Seaver top the Cubs again, and then celebrate by clicking his heels several times, imitating 's postgame heel clickings. Only two of them are superbowl rings. I hope Kosar keeps doing it his way because it's a breath of fresh air to listen to if you're a football junkie: he talks about the GAME and the PLAY instead Theo Riddick Jersey about things like Tenacity and Stick-To-It-Iveness. 's cigarette swirled between him and his quarry. A dark-gray phone Nigel Bradham Youth Jersey First, is back for the Clippers and with his return the Clippers have seemingly gotten back on track after stumbling his absence. Edwards was called on to face the heart of the order -- Mike Trout, Albert Pujols, Andrelton Simmons -- with runners on second and third.

The Giants can reset their roster before the NLDS vs. You get on a little streak and everything Authentic Eddie George Jersey going . Teta scored 18 points and Rex Burkhead Youth Jersey 14.